Somos parte de una gran familia

hermanos1

La familia oblata es una familia grande dispersa por todo el mundo, que reúne en su seno a los misioneros oblatos sacerdotes y hermanos, a consagradas de Institutos seculares, a laicos de todas las edades y desde hace poco mas de 20 años también a nosotras, misioneras oblatas de María Inmaculada. El fundador de los misioneros oblatos, San Eugenio de Mazenod, soñaba con que fuéramos la familia más unida en el mundo.

 

LEER MÁS...

Me cambió el corazón

01Maria

 

María comparte lo que ha vivido este verano en Perú:

Aquella noche la luna pareció apiadarse de mí una vez más, estaba recibiendo el último regalo de aquel magnífico viaje, el astro, en su total plenitud, me alumbraba la sobria fachada de La Recoleta permitiéndome contemplar por última vez la arquitectura peruana. 

 

LEER MÁS...

¿Cómo anunciar la Buena Noticia junto con los jóvenes?

simposio mision 02Los días 10-11 de Mayo hemos participado en el Simposio sobre la Misión: “Movimiento Académico Misionero: Ayer, hoy, mañana” en la ciudad de Poznań, Polonia. Fue muy interesante conocer el inicio y desarrollo de los grupos de misión que se formaron en las universidades. Se compartieron experiencias actuales de voluntariado misionero y una mesa redonda planteando cómo seguir caminando en el futuro.

 

LEER MÁS...

Nuestra historia

poland 64

 

En 1997 un grupo de nueve jóvenes que participábamos activamente en los grupos de pastoral juvenil de las parroquia donde trabajan los Misioneros Oblatos sentimos la llamada a consagrarnos a Dios y a vivir en comunidad para vivir más intensamente el carisma de San Eugenio de Mazenod como hemos visto hacer a los Oblatos. El 3 de diciembre de 1995 había tenido lugar la canonización del Fundador del Instituto de los Oblatos despertándose en toda la Iglesia la gracia y el deseo de vivir desde cualquier estado de vida este regalo de Dios del carisma oblato. Un año más tarde las primeras jóvenes que tímidamente habíamos comunicado a los Oblatos que nos acompañaban nuestra intención de responder a una llamada de Dios de consagrar toda nuestra vida en pobreza, castidad, obediencia y perseverancia, vemos cómo el mismo deseo ya está presente en otras jóvenes que, sin conocernos y en otras parroquias oblatas dentro de la geografía española, harían posible que pudieramos reunirnos en comunidad.

Leer más...

Página 5 de 5