Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Misionera en el mundo

Vito.encuentro25Quisiera compartir con todos vosotros la experiencia que tuvimos el día 25 de Octubre en el Encuentro Misionero, con el Lema  “Misioneros en el Mundo”. Este lema me lleva a pensar desde el corazón que debemos ser misioneros visibles en el mundo. El hoy actual debido a la situación de pandemia, se concreta en muchas necesidades, el corazón del hombre ve el horizonte sin esperanza. 

Nuestros ojos necesitan ver, nuestros oídos necesitan escuchar, nuestras manos necesitan responder ante las necesidades de los más pobres y abandonados.

encuentro25El encuentro tuvo lugar en una tarde muy agradable de compartir experiencias misioneras vía ZOOM. Los testimonios de nuestros hermanos: sacerdote, laica, religiosa y familia misionera nos trasladaron a distintas realidades de la vida en diferentes países. Mi corazón se emocionaba cada vez más al escuchar esas experiencias tan sorprendentes de vidas concretas, de trabajos muy entregados por amor al prójimo y de un amor ofrecido al servicio de los más necesitados, teniendo a Cristo en el corazón y el corazón en un horizonte esperanzador.

Las experiencias de personas nos llevan a tener una mirada distinta en nuestro día a día, de preguntarnos ¿Cómo estoy entregando mi vida al servicio del prójimo?, ¿Cómo está siendo mi encuentro personal con Cristo?, ¿A qué me siento llamado/a a vivir como misionero/a hoy? Nos pueden venir a la mente infinitas preguntas pero solo hay una respuesta; el amor apasionado a Cristo y a su Iglesia con la presencia de distintos carismas y experiencias.

Otro sentimiento de alegría y de comunión fue la integración de la Pastoral de los sordos, que participaron al igual que todos nosotros los oyentes, fueron uno más en la gran familia. El poder escuchar y expresar el lenguaje de signo no fue un impedimento porque todos entendemos el mismo lenguaje: el de Dios. Él se encarga de poner en nuestras manos a los instrumentos y trasmisores del mensaje. Doy las gracias a los intérpretes que nos acompañaron y comunicaron todo el Encuentro a nuestros hermanos de la Pastoral de los sordos. Sus miradas al igual que las nuestras expresaban alegría, emoción, entusiasmo misionero al escuchar los testimonios. ¡Se nos abre un inmenso campo de misión!

Al final del encuentro pudimos expresar cada uno en forma de oración los sentimientos que brotaban en nuestro corazón. Me siento muy agradecida de compartir esta experiencia con todos vosotros y os animo a que no dudéis de entregar la vida al servicio del prójimo por amor. Estamos llamados a ser luz en el mundo y enviados a llevar la Buena Noticia a los que todavía no conocen a Cristo, que es nuestra vida y nuestra esperanza. Todos somos ¡¡¡MISIONEROS EN EL MUNDO!!! Sólo hay que hacer germinar la semilla misionera que hay dentro de cada ser cristiano.

Victoria omi