Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

En mi propia tierra

DSCN5514¿Qué significa para mí la misión en mi pueblo natal?
En varios momentos han resonado en mi mente y en mi corazón, las palabras de Jesús “Nadie es profeta en su propia tierra”, no sólo al pensar escribir este artículo, sino desde que empezamos la misión en la Diócesis de Cajamarca, concretamente en mi pueblo natal “Moran Lirio”, un pueblo humilde y sencillo que me vio nacer y crecer. Estas palabras de Jesús me ayudaron a pensar que la misión de Jesús no es de solitarios, sino de/en comunidad.

 La misión evangelizadora en Moran Lirio, tiene su origen en el año 2015, año en que hice mi Oblación perpetua, y consideré importante tener una Eucaristía de acción de gracias con mi familia y amigos. Para mí era importante que mi familia y mi pueblo viera con quien comparto mi vida y también la misión que realizamos y si fuera posible que pudiéramos realizar alguna actividad misionera en el mismo pueblo y de forma comunitaria.

DSCN5548Este deseo fue bendecido, con la presencia de dos hermanas de mi Congregación y de dos amigas laicas. Los frutos de la misión de un mes y medio fueron sorprendentes. Esto me y nos cuestionaba, a las hermanas que estábamos en el lugar ¿será que el Señor nos está mostrando un camino para nosotras como Misioneras Oblatas de Mª Inmaculada? Sencillamente nos sentíamos instrumentos suyos. Veíamos un campo grande y amplio de misión, que nos ilusionaba y comprometía en todos los niveles, y lo único que decidimos hacer es dejar su continuidad en manos de Dios, ya que no sabíamos cómo iba a ser nuestra respuesta en los siguientes años.

Ahora esta misión continúa y para mí tiene un sentido y un significado de COMUNIÓN entre sacerdotes, religiosas y laicos, que juntos hemos intentado mostrar en medio del pueblo no sólo las riquezas y diferencias culturales, manejo de nuevas tecnologías, estrategias evangelizadoras, etc (todo muy bueno), sino sobre todo hemos sido como grupo presencia del mismo Evangelio en medio de un pueblo que no está acostumbrado a ver personas entregadas y que se dedican sólo a dar a conocer a Jesucristo, de forma gratuita y desinteresada y además, es un pueblo, con mucha presencia de las sectas, las cuales crean mucha confusión.

Sencillamente me hace vivir de una forma agradecida de que Dios se ha servido de mi humilde sí, muchas veces tan pequeño y miserable, para hacer algo grande por medio del SI de la Congregación y de los misioneros que han venido a la experiencia, en donde, yo no he sido más que un sencillo puente entre el pueblo y los misioneros, sobre todo los primeros años.

A mí me ha ayudado a conocer y a insertarme de una manera comunitaria en el pueblo. Por ello quiero expresar mi gratitud, de corazón, a todas mis hermanas de Congregación, a los sacerdotes y misioneros que han colaborado con esta misión, ya sea yendo, acompañando con la oración o sosteniéndolo económicamente. Termino haciendo hincapié, que de esta Misión ya se van viendo frutos concretos, y pidiendo al Señor que la siga cuidando y bendiciendo.

Para una mejor apreciación de la misión os dejo que veáis un video en donde recoge un poco la misión que hemos realizado desde el 2015 y que ha sido preparado por una joven misionera que ha venido dos veranos con nosotras a Moran Lirio: 

Teresa Muñoz, omi