Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Dos semanas en el Norte de Marruecos

Tetuan verano 2019 2

 

Cambia tu mirada”…  ésta era la invitación a la que respondieron el grupo de jóvenes que se fue este verano a Tetuán, en el Norte de Marruecos. Día a día, encuentro tras encuentro, estos jóvenes se han dejado trasformar por lo que han vivido. Les damos la palabra.

Tetuan verano 2019 5“Desde el minuto uno, cuando pasas la frontera con tus propios pies, empieza un experiencia que te cambia para siempre. La persona que eras antes de pisar Marruecos vuelve siendo otra, con una nueva mirada y una nueva forma de relacionarse con los demás y con uno mismo.Todas las ideas y expectativas con las que uno llega se derrumban para dar paso a una nueva visión de la realidad que allí viven. Se te abren los ojos y empiezas a ver las cosas de otra manera.

Tetuan verano 2019 4Lo que se vive en esta experiencia es muy difícil de expresar con palabras, porque lo que de verdad te hace sentir, solo lo puede experimentar uno en su propia piel. Cada una de las personas con las que convives allí te hacen crecer. Solo tengo palabras de agradecimiento para todas y cada una de ellas.”

María

Tetuan verano 2019 1“ ‘Cambia tu mirada’ fue el lema elegido por la experiencia misionera de las hermanas Oblatas este verano en Tetuán. Lo que no esperábamos es que esta frase fuera a cobrar tanta fuerza. Con el pasar de los días, vamos descubriendo que la idea fija que traíamos al llegar se iba transformando en una perla cada vez más bella. Llegamos a Marruecos con la idea de dar algo de nosotros a este pueblo, y en respuesta este pueblo nos está devolviendo todo multiplicado.” (leer el testimonio completo)

Camila y Miriam

“Él estaba aquí, y yo no lo sabía”. Sinceramente pensaba que Dios lo llevábamos nosotros a una cultura diferente, a una religión diferente, pero no. Dios ya nos estaba esperando allí, en las caras de los niños de Nour, en el agradecimiento constante de las madres, en las palabras que siempre te dejaba pensando del padre Ángel, incluso en los madrugones que nos pegábamos para orar. (leer el testimonio completo)

Eduardo

"Una parte de mi corazón se quedó en cada una de las sonrisas que recibí durante la experiencia. A todos, muchas gracias por hacer de mi verano un sueño hecho realidad. Para ninguno es un secreto que gran parte del aprendizaje viene de casa y casa para mí fue durante dos semanas dónde mi alma fue feliz." (leer el testimonio completo)

Daniela