Nuestra historia

poland 64

 

En 1997 un grupo de nueve jóvenes que participábamos activamente en los grupos de pastoral juvenil de las parroquia donde trabajan los Misioneros Oblatos sentimos la llamada a consagrarnos a Dios y a vivir en comunidad para vivir más intensamente el carisma de San Eugenio de Mazenod como hemos visto hacer a los Oblatos. El 3 de diciembre de 1995 había tenido lugar la canonización del Fundador del Instituto de los Oblatos despertándose en toda la Iglesia la gracia y el deseo de vivir desde cualquier estado de vida este regalo de Dios del carisma oblato. Un año más tarde las primeras jóvenes que tímidamente habíamos comunicado a los Oblatos que nos acompañaban nuestra intención de responder a una llamada de Dios de consagrar toda nuestra vida en pobreza, castidad, obediencia y perseverancia, vemos cómo el mismo deseo ya está presente en otras jóvenes que, sin conocernos y en otras parroquias oblatas dentro de la geografía española, harían posible que pudieramos reunirnos en comunidad.

Leer más...

Página 7 de 7