Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Taizé - pegregrinación de confianza

ifema

Un pequeño pueblo de Francia se ha hecho presente en los últimos días del año 2018 en Madrid y con él muchos jóvenes de toda Europa que querían participar en un encuentro de fe.
Para nosotras como congregación ha sido una experiencia de acogida. En las tres comunidades que tenemos en Madrid pudimos acoger a jóvenes cristianos de diferentes países y vivir así la hospitalidad, propia también de nuestro carisma.

comunidad.Casa.generalComenta una hermana de la comunidad de la casa general: "Este año hemos vivido las fiestas navideñas de un modo especial, acogiendo en nuestros hogares y comunidades, y en nuestras parroquias a los peregrinos, que han participado en el encuentro europeo de Taizé en Madrid.  Hemos podido  conocer jóvenes de diversos países y culturas. “Para nosotros, el reto de la hospitalidad se ha convertido en una oportunidad de salir de nuestra rutina y mostrarnos como una familia muy grande, una familia extendida por el mundo entero” (palabras de la homilía de D. Jesús, párroco de San Bruno)."

Comida.junioradoY una juniora cuenta: "La comunidad del juniorado vivimos el encuentro de Taizé-Madrid acogiendo a unos quince jóvenes en casa y participando en los diferentes tiempos organizados en la parroquia de acogida. “¡No olvidemos la hospitalidad!” era el tema de reflexión para este  encuentro. Por nuestra parte, como comunidad de acogida, hicimos una experiencia preciosa de hospitalidad, de una hospitalidad que implica una reciprocidad: dar como recibir. Hemos aprendido a abrir un poco más nuestra casa y sobre todo nuestros corazones para poder recibir todo lo que estos jóvenes querían compartir con nosotros."

comite.de.bienvenidaEn la comunidad de San Diego en Vallecas hemos hecho la experiencia de ser parroquia de acogida: dar la bienvenida a jóvenes y buscar familias de acogida para ellos. Igualmente pudimos alojar en nuestra casa unos cuantos peregrinos. Las personas de la parroquia respondieron con mucha generosidad al encuentro y ayudaban a comprar y preparar los desayunos, preparar las salas, etc. En los diferentes momentos de oración y convivencia, pudimos compartir nuestra fe y concer también cómo otros viven su fe en sus países. Además pudimos ser en algún caso incluso testigos de que este encuentro mueve los corazones de los jóvenes a Jesús.

oración.San.DiegoUna joven italiana al final compartió en la acción de gracias de la Eucaristía de día 1 de enero: "Señor, te damos gracias que hemos tenido la oportunidad de experimentar la gran hospitalidad de la parroquia y de las familias de San Diego.  En el espíritu de la alegría sentimos la comunión de la Iglesia universal aunque eramos tantos y tan diferentes. Nos hemos sentido realmente en casa: diferentes lenguas y culturas no eran un obstaculo sino más bien una opportunidad para encontrarnos. Esta experiencia ha abierto nuestros ojos jovenes al mundo de hoy, y nos ha ayudado a mirar más allá de las fronteras que nos rodean."

dinamicaEl día 2 de enero pudimos prolongar esta experiencia de comunión en un encuentro sencillo con algunos jóvenes de Chequia, de la parroquia de San Diego y de San Leandro. Compartiendo el día juntos alrededor del tema de San Eugenio y de los mártires Oblatos, nos sentiamos unidos como familia oblata.

Estamos muy agradecidas por lo que el Señor nos ha regalado a través de este encuentro.

 

acogidos.San.Diego