Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Un gran SI

firma

…decoraba el altar el pasado 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada, cuando el Señor  reafirmó su promesa para con Lisa, una hermana nuestra de Alemania y ella pronunció su sí definitivo a Dios y a la congregación. Este acontecimiento de su oblación perpetua, lo celebramos en la parroquia de San Diego, donde colaboramos en la pastoral ya desde hace casi tres años con los Franciscanos de la TOR.

letaníasLa oblación perpetua de Lisa ha sido verdaderamente un momento de familia, nos hemos sentido muy acompañadas por la gente de la parroquia y fue una gran alegría para todas la presencia de la familia de Lisa. Muchos sacerdotes, religiosos y religiosas quisieron compartir con nosotras este momento de Gracia para nuestro Instituto. El párroco del pueblo de Lisa también pudo viajar hasta Madrid desde Alemania, para acompañarnos en este momento tan importante para la vida de nuestra hermana y de la Congregación. La eucaristía fue presidida por el P. Rolando Ruíz, Misionero Javeriano, a quien le estamos muy agradecidas por haber aceptado la invitación.

bendiciónJuntos a todos ellos no podemos dejar de mencionar la presencia de nuestros hermanos los Misioneros Oblatos, pudimos contar con la presencia del Provincial de la Provincia Central Europea el P. Stephan Obergfell, omi y también del P. Martin Wolf, omi. De la Provincia Mediterránea junto al Vicario Provincial para el sector español, el P. Alberto Ruiz omi, estuvieron también presentes otros oblatos y los dos prenovicios que nos ayudaron en la celebración.

recibir.alianzaSiempre que una hermana hace su oblación perpetua es un momento de gran alegría para el Instituto, que se ve enriquecido con la vida y entrega de un nuevo miembro, pero también es un momento de gracia para toda la Iglesia, porque la consagración de una nueva hermana es siempre en beneficio de  muchos.

Queremos expresar nuestro agradecimiento a Dios en primer lugar, por su amor y elección, por la vida que nos regala y la posibilidad que nos da de poder ofrecerla; y en segundo lugar a todos aquellos que nos acompañáis en este camino, los que habéis podido estar presentes en la celebración de la oblación perpetua de Lisa y los que desde la oración también nos habéis acompañado, gracias a todos y cada uno.

alegríaysencillez