Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Nuestra historia

poland 64

 

 

En 1997 un grupo de nueve jóvenes que participábamos activamente en los grupos de pastoral juvenil de las parroquia donde trabajan los Misioneros Oblatos sentimos la llamada a consagrarnos a Dios y a vivir en comunidad para vivir más intensamente el carisma de San Eugenio de Mazenod como hemos visto hacer a los Oblatos. El 3 de diciembre de 1995 había tenido lugar la canonización del Fundador del Instituto de los Oblatos despertándose en toda la Iglesia la gracia y el deseo de vivir desde cualquier estado de vida este regalo de Dios del carisma oblato. Un año más tarde las primeras jóvenes que tímidamente habíamos comunicado a los Oblatos que nos acompañaban nuestra intención de responder a una llamada de Dios de consagrar toda nuestra vida en pobreza, castidad, obediencia y perseverancia, vemos cómo el mismo deseo ya está presente en otras jóvenes que, sin conocernos y en otras parroquias oblatas dentro de la geografía española, harían posible que pudieramos reunirnos en comunidad.

Habiendo puesto en común este deseo y después de rezar durante el curso con la Exhortación Apostólica Vita Consecrata para verificar que esta intención se correspondía con la vocación de llevar a plenitud la gracia bautismal recibida entregándose a la vida apostólica de anunciar el Evangelio a los más abandonados, nos reunimos el 14 de septiembre de 1997 en el antiguo seminario de los Oblatos, hoy Casa de Espiritualidad Emaús. Comenzamos a vivir como si ya fueramos Oblatas reservándonos tiempos de oración y compartir la vida con el trabajo de atención de la casa de ejercicios y la tarea de completar nuestra formación, civil en algunos casos, y, religiosa.

El 24 de septiembre del año siguiente recibimos la aprobación como Asociación Pública de fieles con vistas a ser erigidas como Instituto Religioso de derecho Diocesano que tendrá lugar poco tiempo después el 8 de septiembre de 2001. Las primeras Oblatas que nos reunimos a vivir juntas constituimos la comunidad fundacional.

Las primeras peticiones de jóvenes de otros países llegan casi al tiempo de la aprobación por lo que el Instituto cuenta hoy entre sus miembros con mujeres  jóvenes venidas de Ucrania, Alemania, Perú y Polonia.

 

14sep97 - copiaImagen7 - copiaat the ariport - copia