Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Ya Huele a Navidad en Alemania…

tartas

Con la llegada del Adviento comienzan los  “Weihnachtsmark”. Las plazas de las grandes ciudades hasta los pueblos más pequeñitos se llenan de casetas de navidad donde se vende diferentes artículos de regalo, decoración, ropa, puestos de comida rápida, salchichas, reibenkuchen, glühwein. Mientras la gente pasea, habla, mira, compra, en medio de todo este movimiento, podemos encontrar acciones solidarias que aprovechan todo este lio para recaudar fondos para la misión. ¡Qué buena idea! no?

mercadillo

Este fin de semana en Seepenrade un pueblito a una hora de Burlo, se encuentra un grupo de mujeres que desde hace 40 años vienen organizando una obra solidaria en favor de la misión. Este grupo de mujeres se llaman “Basarteam”, su historia comienza a raíz de un sacerdote de este mismo pueblo que pasó 20 años en México y después de regresar nuevamente a su tierra, Seepenrade, aprovechó el tiempo de Pascua para reunir a los niños del lugar para hacer manualidades y venderlas para así, recaudar fondos para la misión. Desde aquel entonces las madres de estos niños se reúnen para organizar este mercadillo solidario. Han cumplido ya los 40, los niños dejaron de ser niños pero ellas no dejan de faltar a la cita del mercadillo.
Durante el otoño preparan alimentos bio, tejen calcetines, y paños de cocina nada más empezar el Adviento se monta el mercadillo, aparte de vender muchas cosas que la gente trae, montan una cafetería donde se está muy a gusto tomando un cafelito con un trocito de tarta. Este fin de semana hemos podido ver como muchas abuelas del pueblo se dedican a hacer tartas y tartas, y más tartas para donarlas y venderlas con el café y así recaudar fondos para la misión. El dinero que recogen, lo donan a Ayuda a la Iglesia necesitada, y a diferentes congregaciones religiosas con proyectos misioneros como el nuestro en Perú. Por ello les estamos super agradecidas, lo cierto es que el aire que se respira entre estas mujeres, la mayoría abuelas casi octogenarias, es la alegría de invertir su tiempo y esfuerzo en favor de los más necesitados.
Gracias “Basarteam”. Ojalá aprendamos vuestra actitud en la vida siempre alegre y dispuestas.