Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Primera Oblación de Melania

Melania.e.Irene

 

El pasado 1 de noviembre celebramos la primera profesión de Melania en la parroquia de San Diego. Fue una gran alegría para nosotras acompañar a nuestra hermana en este día y en esta celebración, que llamamos Primera Oblación y en la que se compromete por primera vez en la vida religiosa y en nuestro Instituto. Fue también ocasión para acoger a su familia que vino de Eslovaquia.

 

 

 En su acción de gracias, Melania nos dio un testimonio muy bonito de lo que fue para ella su camino hasta llegar a este día y a este compromiso, un camino en el que aprendió a ver y reconocer la belleza de su vida y la de los demás.

Decía: “Si en este momento el Señor me preguntara: “Melánka, qué quieres que haga por ti?” Yo le respondería: “Señor, que pueda ver”. Gracias a las personas que el Señor iba poniendo a mi lado, he aprendido a ver la belleza de mi vida, he acogido mi vida como un regalo y hoy la he entregado de nuevo al Señor para que pueda seguir haciendo la obra que había empezado ya hace muchos años. Y por medio de la oblación quiero ser también un regalo para mi pequeña congregación de las Misioneras Oblatas de María Inmaculada y para todos a los que el Señor me envíe.”

Al reconocer y acoger un regalo tan grande, brota en nuestro corazón un profundo agradecimiento al Señor por todo lo que recibimos de Él, por su fidelidad y su obra en cada una de nosotras, y especialmente en este día, en Melania.