Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Luces en la ciudad

luces1“Luces en la ciudad” es un evento para jóvenes que se ha vivido por tercer año en la diócesis de Madrid. Consiste en abrir las puertas de distintas comunidades religiosas por toda la diócesis, para que diferentes grupos de jóvenes cristianos puedan conocer desde dentro de las mismas comunidades: su carisma, quienes son, a qué misión les llama el Señor, que significa la vida en comunidad…

Lo vivimos como momento de LUZ, el pasado viernes 2 de marzo: hemos rezado en casas de algunas consagradas, juntos jóvenes y consagrados que les acompañábamos, hemos compartido inquietudes, preguntas, además de merendar. Al final nos unimos todos los jóvenes en la catedral para vivir el encuentro de adoración, junto con el Cardenal D. Carlos. Alguna de nosotras fuimos acompañando algunos jóvenes de la parroquia de San Diego, donde vivimos y trabajamos en la pastoral junto con nuestros hermanos Franciscanos de la TOR. He aquí algún testimonio de la LUZ que han recibido:

“Es la primera vez que participo en un evento como “Luces en la ciudad”, y la verdad es que tras haber acudido a cada una de las congragaciones, y luego a la catedral, fue una experiencia única que no cambiaría por nada.

Aprendes tanto, conoces gente que tiene ideales semejantes a los tuyos, y lo mejor de todo es que comienzas a ver la vida desde otro punto de vista.

Conocí como es el carisma de otras congregaciones, por ejemplo, las Esclavas Carmelitas, dedican parte del dia a la oración; otra, las Misioneras Claretianas hacen una labro impresionante, llevan la palabra de Dios a diversos lugares del mundo.

Agradecida estoy a las Misioneras Oblatas de Mª Inmaculada, por darme la oportunidad de acudir”. Janneth

“La visita que tuvimos el pasado viernes me ha hecho entender que la Iglesia necesita verdaderamente de la juventud, tanto física como espiritualmente. Necesita jóvenes que se pongan en juego por su fe. Y principalmente, necesita que oremos por las vocaciones, y mantengamos un corazón humilde y generoso.” Yanela

Damos gracias a Dios que su Luz sigue brillando entre nosotros, para que los jóvenes puedan reconocer que El vive y les llama.