Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

La primera Oblación de Laetitia

laetiOs he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud (Jn 15,11)

"La primera palabra que me viene, pensando en lo que viví el día de mi primera oblación, es ALEGRÍA. Es muy significativo para mí, porque es también lo que significa mi nombre…" cuenta Laetitia, que el 11 de noviembre de 2017 hizo su primera oblación, profesando los votos de castidad, pobreza, obediencia y perseverancia. Aquí va a compartir, qué ha significado para ella este paso:

flores"Me viene ilustrar esta palabra con una imagen: la de un ramo de flores. Las flores, en su belleza, son una provocación a la alegría, a la sonrisa. Significan también personalmente esta gran acción de gracias que tengo en el corazón, y que se eleva hacia Dios. Vivir esta primera oblación, acompañada de mis hermanas, mi familia, mis amigos, la comunidad parroquial, fue un inmenso regalo… literalmente, una gracia de Dios.

La vida cristiana es muy paradójica. La oblación es ofrenda, entrega, pasa por una intima unión con Cristo, y con Cristo crucificado… pero en el día de mis primeros votos, descubrí la alegría que se esconde en el corazón de la oblación, una alegría profunda que solo Dios puede dar. Y de lo que me dijeron los que me acompañaron este día, ¡se veía!

Finalmente, la alegría es misión de cada día: misión de llevar esta alegría a los demás, misión que pasa por la entrega, misión que tengo que ir descubriendo en este nuevo camino que se abre ante mí, en la comunidad del juniorado."

Laetitia omi

 laeti.o  san diego  cmd.s.diego