Misioneras Oblatas de María Inmaculada

 Misioneras Oblatas de María Inmaculada

Agradecidos de vuelta

chicas

No siempre es fácil expresar lo que uno ha vivido en un lugar y en una experiencia tan diferente a lo cotidiano. El corazón  y la mente están llenos de impresiones, caras y nombres. Pero sobre todo también de agradecimiento. A continuación algunos de los que fueron el pasado mes de agosto a Perú comparten aquí algunas palabras que resumen la experiencia que han vivido durante este tiempo en Morán Lirio. Ha sido ya la tercera vez que fuimos a este pueblo y esta vez el obispo además de dar la primera comunión y confirmar a los jóvenes, también ha bendecido una piedra. Esta piedra fue introducido en un terreno del pueblo y sí Dios quiere se construirá allí una casa para los misioneros.

mercedes2

 

MERCEDES: Querido Dios: Gracias por invitarnos a Tu casa, Morán "de" Lirio, Morán de Dios. Fue bueno escucharte, fue bueno verte, pero quizá lo mejor fuera y sea sentirte. Escuchándote llegué Morán y escuchándote llegaré a más "Moranes" a los que Tú me vuelvas a invitar. Viéndote Te reconocí en la pobreza, en la sencillez, en la humildad y sobre todo en la sonrisa y el calor permanente que dejaba atrás toda falta o dificultad. Sintiéndote, me llené del amor y el cariño de los abrazos, besos y buenas palabras que al principio eran tan desconocidos y que acabaron siendo tan conocidos y queridos. Que Te sepamos escuchar, ver y sentir como si viviéramos en Morán cada día! Morán, gracias por invitarnos a vivir tan cerca de Dios estos días.

raquel2RAQUEL OMI: Le doy muchas gracias a Dios por ver los frutos de estos años en Morán Lirio y experimentar la alegría del Evangelio celebrada en la vida.

 

 

sara2SARA: Gracias, gracias y gracias; creo que no me cansaré de repetirlo, gracias por poder ver todos los cambios, por ver el crecimiento, por volver a casa, a ver a esa familia que por arte de magia se convirtió desde el primer día parte de mi vida.

 

 

pedro2PEDRO: Esta experiencia me ha recordado la alegría de recibir los sacramentos, reflejada en la alegría de los niños y adultos. Sólo puedo estar agradecido con Dios y con la gente de Morán por su generosidad y acogida. Gracias por todo.

 

 

barbara2BÁRBARA: Moran Lirio tiene algo especial... Es posible sentir el amor de Dios mismo en el cariño de la gente y sobretodo de los niños... Es con estos últimos con los que más aprendí, sus ganas de acercarse a Dios, de cantarle con el mayor de los entusiasmos y sus oraciones... He podido recordar que el reino de los cielos es de los que son como niños... ¡Doy gracias a Dios por permitirme volar lejos y acercarme aún más a Él!